Chaquetillas de cocina de autor

Share

Llevo vendiendo chaquetillas de cocina más de 20 años, aunque como contaba en el segundo post hubo un momento en mi vida en el que me dije que quería introducirme en el mundo de la gastronomía. He pasado épocas en las que me marcaba distintos objetivos, unos los conseguía otros no. Pero siempre aprendía algo, y sobre todo disfrutaba mientras trabajaba en ello.
Creo que esa es la clave para disfrutar de momentos felices, trabajar en algo que te apasione. Hay quien busca la felicidad toda su vida y no la encuentra porque no se da cuenta que la felicidad completa no existe, existen pequeñas porciones para degustar, como todo lo bueno. ¿Quien no se ha comido un pastel lentamente para que no se acabe, disfrutando cada bocado?.
Entre mis primeros objetivos cuando empecé a meterme de lleno en la gastronomía estaba, como no, el conocer a Ferran Adriá, todo lo que leía sobre él a nivel profesional me fascinaba, pero no me interesaba comer en el bulli como a la mayoría ( para comer allí creo que debías tener cierta cultura gastronómica, un poso que se consigue tras muchos años de experiencias gastronómicas y yo no lo tenía entonces, aunque ahora esté recuperando el tiempo perdido, jejeje ) sino el planteamiento de su negocio, su riesgo, su persistencia, su organización, su persona.
Pues bien, llegó el día que lo conocí y tuve la suerte de charlar unos minutos con él. Fue en Barcelona en el salón Alimentaria año 2008.
Ese año, aproveché el viaje a Barcelona para visitar la fábrica de Armand Basi pues habían sacado una línea de delantales con la firma de Ferran Adriá. Me trataron estupendamente, me presentaron al mismísimo Armand Basi, yo creía que era una marca y me encontré con un señor impecablemente vestido con aire juvenil y moderno a sus 83 años, un año después supe por la prensa de su fallecimiento; me enseñaron la colección y llegamos a la conclusión de que no encajaba en mi negocio, ellos la enfocaban al hogar y yo quería algo dirigido al profesional, no pudo ser.
Después de esta visita fui a la feria e hice lo que se hace en estos sitios, abrir bien los ojos, dar vueltas y más vueltas, ver tendencias, clientes, algún proveedor. En una de esas vueltas me encontré cara a cara con él, con Ferran Adriá y sin pensarlo dos veces le abordé. Para romper el hielo le comenté a qué me dedicaba y que tenía un cliente trabajando en su casa, luego le comenté que acababa de ver la colección de Armand Basi y le pregunté porque no aprovechaba su tirón para sacar una linea de chaquetas de cocina con su nombre dirigidas a los profesionales. Su respuesta no se hizo esperar: – Si pusiese mi firma en una chaquetilla no se vendería ninguna, los cocineros tenemos mucho ego y nadie llevaría la firma de otro cocinero. Una chaquetilla tiene que ser cómoda y nada más.- me dijo.
Gran verdad, no supe entenderlo en ese momento pero el tiempo y la experiencia me hizo ver cuanta razón tenía. Aunque hay una gran camaradería en la profesión, todos quieren destacar y ser únicos. Cada cocinero tiene su propio estilo, sus propias maneras de cocinar, en definitiva su marca personal. La chaquetilla la hace suya el que la lleva, da lo mismo quien la firme, es algo muy personal, por eso chaquetillas de autor hay tantas como cocineros. Además está el “tunning”, en UNIPRO bordamos de todo en las chaquetillas: nombres, firmas, banderas, logos, etc… Y además en breve vamos a tener lista una colección de chaquetillas personalizables no solo con el bordado, hasta aquí puedo contar.
Todo esto transcurrió en apenas dos minutos en los que ibamos bajando unas escaleras mecánicas, hasta que llegamos bajo y desapareció entre un montón de chavales que le pedían un autógrafo y fotografiarse con él.

Conclusión:
Los objetivos que nos marcamos no siempre son como esperábamos pero ayudan a ir perfilando tu camino, y dejan muchas lecciones que nos servirán en el futuro.

Un placer Ferran, gracias por tu consejo.

Nacho Lurbe
UNIPRO ON THE ROAD

Leave a Comment.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.