La Marea

Share

La marea puede traer consecuencias inesperadas, cómo sepamos afrontarla es otra cosa.

Foto de morguefile.com

Foto de morguefile.com

Días atrás coincidí con una persona a la que hacía tiempo que no veía. Me lo encontré trabajando de guía-informador, algo muy distinto a su profesión, él es COCINERO. Hago especial hincapié en la palabra cocinero porque eso es lo que es, no se trata de un monta-platos elaborados como comentaba Francis Paniego en Facebook (al que por cierto le cayeron muchas críticas por hablar claro, pero como somos un país de paletos esas cosas pasan).
Resulta que tuvo que cerrar su restaurante después de intentar todo tipo de estrategias, de adaptarse a las circunstancias, de reducir costes al máximo, de hacer todas esas cosas que en los aňos de bonanza no habría ni siquiera imaginado.
Pero ¿creéis que se arrugó al coger esa oferta de un día mal pagada? Pues no, allí estaba con la cabeza bien alta, el ego bajo cuerda y una sonrisa.
Las épocas de estar en la cresta de la ola pasaron a mejor vida, es tiempo ahora de reinventarse, de asumir lo que hay y tirar para adelante. De lo alto de una ola se pasa a un mar enfurecido en un abrir y cerrar de ojos, y a cualquiera nos puede arrastrar.
Casi sin darse cuenta se vió con el agua al cuello intentando sacar la cabeza, la sacó, la cabeza, y otra embestida le empujó de nuevo al fondo. Agarrado a lo único que le mantenía a flote, los suyos, se preguntaba: ¿merece la pena todo este esfuerzo? La respuesta no tardó en aparecer en forma de sonrisa de quien más quería. Siempre merece la pena luchar y no dar por perdida ninguna batalla (oyó en su interior).
Con el sonido de la Marea como música de fondo apareció un crucero para rescatarle de esas aguas bravas. En él cocinará los próximos meses surcando mares más tranquilos que los nuestros a la espera de que nuevos horizontes se abran ante sus ojos.
 
Mucha fuerza marinero, que no te frenen vientos ni tormentas, déjate llevar por la marea.

 
Nacho Lurbe
UNIPRO ON THE ROAD

2 Comments

  1. Sin duda el post mas emotivo que he leído aquí Nacho, todos nos sentimos un poco reflejados y de verdad Juanra que espero que tu nuevo camino sea donde sea te lleve a la felicidad.

    Reply
  2. Mentiría si negara que en estos momentos ando llorando, llorando de emoción por tus palabras, el segundo nombre de mi hija es Marea, en honor a un grupo de rock del cual me declaro fan incondicional, pero lo cierto es que haciendo referencia los marea te diré simplemente: “quien me iba a decir que al final uniría su tripa con la mía, con un poeta de mierda, de manos vacías…”
    La vida es un regalo y debemos vivirla con una sonrisa, pues hay que ser muy cobarde para poder ser valiente, cosas del yin y el yan ;)

    Reply

Leave a Comment.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.