La novedad

Share

De la Conchinchina a Pernambuco, de París a Tombuctú, de la meseta a la alcarria, del barrio chino a campanar; todo el mundo hablando de lo mismo, todos con el mismo interés fingido, con la certeza de que entre sus vecinos siempre se queda bien cuando se dice: ¡Yo estuve allí!. Las razones se ganan a golpe de esfuerzo, sin peajes inventados por pseudoblogueros zampabollos ni comisionistas del menú. No importan prendas en elevar al máximo exponente algo que no lo necesita, que puede prescindir de ello porque la honestidad de su propuesta es su único aval. Todos quieren ser los primeros para tener algo que escribir, o mal escribir, según se mire,
Señores, yo fui de los primeros y quiero ser de los segundos y de los terceros porque nada ni nadie me va a hacer cambiar de opinión, lo que estuvo genial será maravilloso, o quizá no, démosle apariencia humana y no divina, lo que estuvo mejorable nunca fue malo y mejorará. No acepto bajo ningún concepto que se cuestione la autoría de un plato porque no estaba como lo imaginábamos, hay que ser un indeseable cuando se busca el fallo en el día de la inauguración, con equipo y maquinaria en rodaje, con los nervios de un día esperado, de un estreno sin alharacas, sin bombo ni platillo, con la inquietud que da tener una nueva casa cuando los hábitos no te han enseñado todavía donde buscar los cacharros.

Lo mejor de Ciro no es ir, lo mejor es volver.

Lo mejor de Ciro no es que sea nuevo, es que irá de bueno buenísimo a mejor, de travieso a canalla, de sápido a sabrosón.

Lo mejor de Ciro no es su excelencia. Señores, la excelencia es tan subjetiva que no creo en ella como dogma de fe ni como algo que se pueda repetir a diario sino como algo que ocurre cuando se alinean todas las partes, en el caso de un restaurante cuando van unidos cocina y comensal.

Prefiero la coherencia, y ante la apariencia del que finge ser experto, me quedo con la conciencia del que se sabe aprendiz.

Hoy la novedad es Ciro, mañana también.

Ravioli de rabo de buey. Restaurante Ciro

Ravioli de rabo de buey.
Restaurante Ciro

Erizo en ceviche. Restaurante Ciro

Erizo en ceviche.
Restaurante Ciro

Carpaccio. Restaurante Ciro

Carpaccio.
Restaurante Ciro

Chuleta de vaca vieja. Restaurante Ciro

Chuleta de vaca vieja.
Restaurante Ciro

Cirogin cortesía de Gastrónoma Cooking Solutions. Restaurante Ciro

Cirogin cortesía de Gastrónoma Cooking Solutions.
Restaurante Ciro

Vicente Sanfeliu, Javier Serrano, Andrés Soler y Nacho Unipro. Fotografía de Paco Bohigues.estaurante Ciro

Vicente Sanfeliu, Javier Serrano, Andrés Soler y Nacho Unipro.
Restaurante Ciro

 

Nacho Lurbe
UNIPROONTHEROAD

Leave a Comment.